Poema Sueños Y «volantines» de José De Diego Y Benitez

Jueves, julio 6th, 2006



Poema Sueños Y «volantines» de José de Diego y Benitez Te invitamos a disfrutar mas poemas de José de Diego y Benitez. Disfruta también de nuestros poemas de amor, de amistad , de familia, entre otros. Algunos de los nombres de otros poemas de este autor son: En La Brecha, Pan Y Vino, Pomarrosas, Último Actio, debajo podrás tener acceso a los mismos o acceder a toda la poesia de José de Diego y Benitez


Poema Sueños Y «volantines» de José de Diego y Benitez

«El Cerro de las Animas benditas»
se llama un montecillo de mi pueblo;
extraño nombre que le dio la gente
– segun afirman los que saben de ello –
porque, como se eleva en grácil curva
precisamente por detrás del templo,
donde reciben el adios del mundo
los que retornan de la tierra al seno,
huyen del monte a los vecinos árboles
las pobres almas de los pobres muertos,
envueltas en las ráfagas azules
de la espiral sagrada del incienso,
mientras resuenan, por las amplias bóvedas,
del canto augusto los dolientes ecos.

El Cerro de las Animas.! Cuidado
Que está en mis glorias el dichoso cerro!
Las faldas de mi madre y las del monte
Mis amores de niño compartieron;
Por hermano me tienen sus arbustos,
Sus piedras y sus pájaros, y creo
Que recorri sus zarzas y malezas
Como ningún chiquillo de mi tiempo,
Y que, si Dios a todo dio un lenguaje
Y hablan las hojas con susurros tiernos,
Ya han susurrado con dolor las suyas
Que estoy quizás, cuando no subo, enfermo

Allá en su cumbre, por las tardes, era
Donde todos los guapos del colegio
Íbamos a jugar a las cometas,
Como se dice en castellano viejo.

!A jugar a los bravos «volantines»,
águilas de papel que alzan el vuelo
y que, cual arma de combate, lucen
en la cola de trapo un vidrio puesto,
para atacar a la infeliz «chiringa»
que les dispute su ración de viento!

!Ibamos muchos — !cuando menos quince! –,
hábiles todos y en el juego expertos
Pues ni uno solo consiguió cortarme
Mi volantín, mi volantín ligero,
porque salvando con presteza suma
(¿Me entenderan los niños borinqueños?
!Les voy a hablar en la divina charla
de sus sencillos e inocentes juegos!)
Porque «cambiando en culebrilla», huia
del «navajazo», en el ataque fiero,
y, movil siempre en sus «gacetas» blancas
mi perseguido volantin esbelto,
como el astuto gladiador del aire,
salía , al fin de la batalla, ileso.

Sabemos doble más cuando muchachos,
Que despues que ya somos hombres serios:
Desde que de mi Cerro de as Animas
La suerte impía me arrastró tan lejos;
Desde que como el loco de Cervantes,
Lo grande admiro, mas lo ruin desprecio;
Desde que grave me apuntó el bigote
Y estudio leyes y compongo versos,
!aún no he podido, por desgracia mia,
«encampanar» el volantin de un sueño,
sin que el demonio, que me tiene rabia,
me corte el hilo en el azul del cielo!





Mas poemas de José de Diego y Benitez


Poemas de Otros Autores


Mas Poetas Para Disfrutar

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario



Políticas de Privacidad