poemas vida obra vilma vargas




Poema Víspera de Vilma Vargas



Todo nos falta,
un cigarrillo,
tiempo para escribir,
una excusa para los acreedores.

El último fósforo está empapado.

La humedad de la casa nos hace temblar.

Llueve.
Dame un mendrugo para el alma,
para el gesto huraño,
para el hambre
y buen tiempo
para los que se marchan.



Poema Tierra Por Cárcel de Vilma Vargas



En esta tierra donde debemos vivir
otra alucinación vendrá después.
Falta de cobijo, nuestra vida insepulta.
Un pueblo calla sus muertos
bajo la fuerza de algún resucitado.

En está ciudad aguzada en la espera
no debemos morir, en esta ciudad de cal
nuestras manos se aferran
al sol, al sol entre los cerros.



Poema Techo Bajo de Vilma Vargas



El cuerpo quiere rendirse
y no sé como aguardas todavía
en vez de maldecir.

Nada pasa. Se mueven
algunos tallos; un silbido
entra por la ventana.

Tienes que aprender a alejarte
y no digas después dónde estuviste.
Cómo podrían entender
Los que no han aruñado las paredes.



Poema Porque Me Inclino de Vilma Vargas



Porque espero
porque parece que nadie viene
por el silencio
y las cosas que son ajenas
por lo repentino y los pájaros
por las puertas
que únicamente al mediodía
en el calor cuando parecen abrirse
crujen y atrapan algunos ruidos
por el fuego
que sombrea su cola
pido perdón

pido perdón porque me inclino
porque espero
casi soplo
casi vida
casi mi cuerpo
abriendo tu cuerpo.



Poema Mediodía de Vilma Vargas



Duele el poema.
Hay una paloma abriendo el pecho.
El sol salta como una llama
hasta quedar en el pavimento.
No hay regreso. Prisa es la mañana.
El perro siguió la cadena de su amo.
Hecho polvo un hueso.
Se fue la paloma desnuda
sin ser mirada.
El calor se deshace en un charco de imágenes.
El papel va sudando.



Poema Mascarada de Vilma Vargas



En la noche cercana alguien me espía.
En las caras una lágrima se alarga.
Voy a entrar donde no logró deslizarse el sol.
Pero no querré enseñarles a llorar
porque soy una buena niña de piedra.



Poema Los Días de Vilma Vargas



La vida es música que se aleja.
Contemplas desde una ventana el mundo
con la pasión de quien lo ha tenido.

El río salta como una sorpresa.
Una piedra que no es suya lo ve correr.

¿Oyes?
Hasta el aire parece alejarse.
Ya no se ven los rostros.

Eres una más, ausente,
jugando en tu casa a morir.



Poema Las Palabras de Vilma Vargas



Las palabras no son de este mundo
sino cuando caen a tierra
semejantes a frutos o demonios..
Vivir ha sido convocarlas.
Tengo una sola almohada,
un solo respaldar,
pero cuido mi vaso,
mi risa:
en la espesura de las hierbas inclino mi cabeza.

Y también he llorado,
pequeña,
mal agarrada a la vida.

Mirad:
la belleza de un oficio me ha encorvado.



Poema La Guerra Florida de Vilma Vargas



Junto a la ventana está tu rostro,
la tierra firme de tus ojos.
Me acerco y toco tu mano, tus rodillas,
paso mi mano por tu pelo.

Yo te conozco. Me pasaré la vida tentando el fondo
hasta que suba una imagen que se te parezca.

No duermo: acecho.
Cerco con flores y con dientes a un hombre.
¿De Dónde me llegó esta enorme sed?



Poema Jornada de Vilma Vargas



Aquí quedó oscilando mi última furia.
Engullo cada mancha de la pared,
cada clavo.

Y me siento dueña de mi voz descolgándose,
palpo sus aristas y me quedo quieta,
absorbo su semilla y ya no se esparce.

Me tiendo sin una piedra o talismán.
Recorro el cuarto con los ojos abiertos:
no hay visiones,
sólo la noche que cae después del trabajo.



Página siguiente »


Políticas de Privacidad