Poema Camécuaro de Atenogenes Segale



Poema Camécuaro de Atenogenes Segale Te invitamos a disfrutar mas poemas de Atenogenes Segale. Disfruta también de nuestros poemas de amor, de amistad , de familia, entre otros. Algunos de los nombres de otros poemas de este autor son: debajo podrás tener acceso a los mismos o acceder a toda la poesia de Atenogenes Segale


Poema Camécuaro de Atenogenes Segale

Salve, la alberca azul, nido de fuentes
que en medio de antiquísimos sabinos
dilata de sus aguas transparentes
la soñolencia y el color divinos.

Las raíces lamiendo con molicie
de los troncos tan altos como viejos,
extiendes tu serena superficie,
que forma aquí y allá rotos espejos.

Cien y cien escondidos manantiales
tu seno rasgan con pausado giro,
y atesoran en tu álveo sus cristales
de líquida esmeralda y de zafiro;

pero tan lentos en manar se esmeran
que la arena brillante mal revuelven
en espirales, que tu paz no alteran
y en tu seno muy pronto se disuelven.

Sólo turba tu plácido sosiego
una gota, que suele deslizarse,
en círculos concéntricos que luego
en tu eterna quietud van a borrarse.

Como naves de templos comenzados,
como bosques de cimbras y pilares
se elevan, por tus aguas retratados,
en filas los sabinos seculares.

Y enseñan en los rudos filamentos,
de sus troncos los siglos, que han vivido,
y cuelgan desceñidos a los vientos
sus mechones de musgo encanecido.

¡Cómo es encantador, cuando en la tarde
abraza al rojo sol para morirse,
ver el incendio, que a lo lejos arde,
en tu inmenso cristal reproducirse!

¡Cómo crece la hermosa perspectiva
mirada contra el sol! Forman las ramas
aquí y allá las curvas de la ojiva,
dejando penetrar vividas llamas.

Los rayos en fantástica aureola
a tus ancianos árboles circuyen,
y su luz el ramaje tornasola
de tus enebros, que su luz obstruyen.

Cuando la luna con su fuego blando
los dorsos de los árboles platea,
sus gigantescas sombras recortando
sobre tu linfa, a trechos cabrillea.

Claridad y tinieblas en lo hondo
alguna forma caprichosa abultan;
y con la luz cien iris en el fondo
de tus veneros límpidos resultan,

que al remover la arena en borbollones,
debajo de tus aguas cristalinas,
hacen pensar en tales ocasiones
en el mito de Náyades y Ondinas.

Arropada en translúcidos vapores
viene a verte la luz de la mañana:
no le das ni suspiros, ni rumores,
que eres muda, mi plácida fontana.

Tú no sabes parlar, cual si vivieras
en un eterno amor embebecida
o como si por siempre padecieras
la tristeza más honda de la vida.





Mas poemas de Atenogenes Segale


Poemas de Otros Autores


Mas Poetas Para Disfrutar

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Dejar un comentario



Políticas de Privacidad