poemas vida obra silvia elena regalado




Poema Para Hablar De Amor de Silvia Elena Regalado



Si vamos a hablar de amor
pido permiso,
debo dejar mi piel
sin envolturas
sin artificios,
los zapatos, la ropa
se quedarán a un lado
vamos a correr descalzos
a beber la alegría
de la tierra nuestra
que andamos.
Si hablamos de amor
no precisaremos de cortar flores;
bastará con que fluya
el silencio dormido
en nuestras manos,
bastará cont u voz
detonante justo
de mis dulces
huracanes
intradérmicos.



Poema La Luna de Silvia Elena Regalado



En este planeta
la luna ya no gira
abandonó su cara obscura
en la hondonada.
Su luz se esconde
en la rueca de una bruja.
No juegues con ella,
podría ser cruel
y pincharte
hasta que brote un sol
del dolor contraido de tu sangre
y se sume a la vida una galaxia
y el movimiento fluya rotativo
y vuelva el sentido para ser día y ser noche
y despierte así, del sueño-para-siempre
esa lunita triste y detenida.



Poema Viejo Milagro de Silvia Elena Regalado



El amor vuelve
de los abismos
como un viejo milagro
en nuestra edad de niños.

Y nos desgarra
con su voz torrencial
para gritarnos
que aún estamos vivos.



Poema Soledades de Silvia Elena Regalado



Inútil la soledad
Si te habita el misterio
Si el asombro te arroja a una luna de enero,
Si el dolor no es estéril,
Si renacen las flores donde lloró tu sangre,
Si tus sueños se niegan a rasgar sus vocales
Y te derraman su saia sobre el miedo y las sombras.
Inútil la soledad
Si abrís los caminos,
Si plantás en el tiempo las semillas de un beso,
Si tu sol vuelve limpio al llamado de la aurora.
Si la vida es un vértigo,
Un soltarse al abismo para alcanzar el vuelo,
Una ruta,
Un silencio,
Una voz encendida…
Inútil la soledad,
Inútil.



Poema Octubre Es El Culpable de Silvia Elena Regalado



Octubre no fue un mes común
de vientos y piscuchas encumbradas
por cipotes.

Octubre…
derrumbó el silencio
me conjuró mujer
te hizo hombre
nos desnudó el espacio de pretextos
y el amor fue
una batalla dulce de sudores.

Octubre se disfrazó
de junio, enero, marzo
fluye en mis venas como entonces
acecha sin medir las consecuencias

Octubre, compañero, es el culpable.



Poema Nací Con La Lluvia de Silvia Elena Regalado



Yo nací con la lluvia
En el mes más apretado
de los temporales.
Yo que soy tierra
Fértil-desierta
Que guardo el fuego
Y no lo dejo pasar de largo,
Que me respiro
Que vuelo a veces
Que soy el viento.
Yo, eterna tierra
Verde palabra.
Vine en la lluvia
Broté de llantos
Sentí el abrazo
Tibio de un pozo
Antes de ser
La luz
El aire.
Y por eso
Soy el designio
Brutal del agua.
Me precipito
Hasta el estruendo
Claro
Silvestre
De la humedad.



Poema La Poesía… de Silvia Elena Regalado



La poesía,
mientras más pública
es más íntima,
multiplica la complicidad
de otras intimidades.



Poema Invitación de Silvia Elena Regalado



Mujer de treinta y tres,
desaforadamente loca
-pero de apariencia cuerda-
jefa de una familia
que no le respeta
su nivel jerárquico,
sólo cuando se lo toma en serio
y haciendo uso legal de sus derechos
ejerce la violencia maternal
establecida.

Le hace a usted
una invitación clara,
o sea, sin dobles intenciones,
para ir al cine
y ver una película
decente o no,
para mayores o no,
(por suerte a esta edad
es posible
hacer ese tipo de elecciones
y asumir, según las circunstancias
cualquier edad
de las vividas).

Y promete:
No sobrepasar los límites de las sillas,
no aprovecharse de la oscuridad,
no sucumbir al frío acondicionado,
no transgredir la doble moral burguesa
comer palomitas de maíz todo el tiempo
comportarse con la normalidad laboral
de una empleada de oficina en escritorio.

Si en todo caso,
la susodicha mujer
no le resulta de su confianza plena,
podría usted hacerse acompañar
de alguna novia, amante o prometida,
un par de amigos, conexos o similares,
los vecinos de su cuadra,
el recuerdo de sus amigos de infancia,
un contingente de los Derechos Humanos,
los cazafantasmas o caza sueños,
los bomberos,
una ambulancia…
porque, a decir verdad,
esta mujer
promete, en principio,
al final,
…quién sabe.



Poema Intuición de Silvia Elena Regalado



No intentes
sospechar el calor,
no lo interpretes.
Si no fuiste escenario
del incendio,
jamás sabrás
esa dulce agonía
de la llama.



Poema He Abierto… de Silvia Elena Regalado



He abierto mi puerta
…para que incies hoy
tu ruta de salida.



Página siguiente »


Políticas de Privacidad