poemas vida obra raquel huerta nava




Poema Aguila Real de Raquel Huerta – Nava



Como el viento nace del fuego
su vuelo atraviesa el firmamento
saeta en llamas
dominio perfecto de los cielos.

En ocasiones su trayecto
atraviesa el sendero de los ángeles
pero sus alas no se tocan,
jamás se tocan.



Poema Vuelo De Tus Besos de Raquel Huerta – Nava



para la ciudad de León, Guanajuato

Suave doncella, madre de celeste manto
recibo los pétalos de tu amor inmenso
para vencer a la pantera negra
a la bestia enrarecida
que me habita.

Madre Santísima de la Luz,
bajo tu media luna
todo se transfigura:
bajo tus pies, mi llanto
bajo tu velo, el alba
bajo tu amor, mi vida.



Poema Señales En El Espejo de Raquel Huerta – Nava



La voz del corazón ya no me sirve
el aire se estremece al contacto de las nubes
como un rumor de viento marino
marejada de las horas lentas
que tocara los márgenes del tiempo
busco el signo revelador de la existencia
en la sutil esencia de la arcilla.



Poema Rue De Saint Michel de Raquel Huerta – Nava



Sombra entrepernada con la carne
tu cuerpo que en el mío se estremece
qué infiernos de la fiebre
qué soledades nos habitan
en la cúspide absoluta de la llama
atajo de la muerte
retorno de la piel humedecida

(era preciso hundirse
para lamer el fondo del pantano)

estallan ardientes los jilgueros
destilan la semilla de la luz:
un glande cubierto de rocío
suculento fruto contenido
flor de incendios
saeta helada
bala expansiva del deseo.



Poema Rosa De Los Vientos de Raquel Huerta – Nava



para Jorge Ruiz Dueñas

El navegante escucha la voz
del cielo nocturno.
Con el sólo instrumento de su vista
y un mapa trazado hace siglos
se guía por la Estrella Polar,
el multicolor destello de las Pléyades
de Sirio la luz más blanca,
la luz más pura.

Tras la urdimbre de las nubes
se tejen los destinos del viajero
el sonido de nocturnos caracoles
mece el trayecto de la nave.

Con la piel curtida de estrellas
la mirada que descifra tempestades
en el color del viento
nos conduce
hacia el más seguro de los puertos.



Poema Resplandor Alado de Raquel Huerta – Nava



Sobre la nube, a veces
percibimos el destello luminoso
de alguna dorada esfera
conducida por los vientos superiores.

Sobre la frente acaso
sentimos la suave caricia
proveniente del reino de los sueños.

Sobre la piel quizá
tras la dulce fatiga del amor
se aleja el rumor etéreo
del ángel que retoma su camino.



Poema Parte De Guerra de Raquel Huerta – Nava



Encendida la piel es recuerdo encadenado
a la rosa de los vientos del destino
armado con espadas de verdades.

Los golpes de la lluvia en el acero
entretejen la memoria de la niebla.

Soy guerrera antigua
sobreviviente de ciclones y tragedias
coleccioné armaduras y quebrantos
bajo el sol destructor de días pasados
seguí los pasos ancestrales
he cantado hazañas y derrotas
conocí el final de este camino
sembrado con espinas y plegarias
en ciertos días de sombra y soledad
una mano de luz me ha sostenido
con la más brutal de las piedades.

Coda:
(arde la cera consagrada
en el altar de los destinos)



Poema Naturaleza Muerta Vegetal de Raquel Huerta – Nava



Perfilo aromas de cantárida
en el código de la extrañeza:
letras muertas
al filo de una sábana.

Tu cuerpo calcinado de deseo
martirio de la carne
tatuaje de la restricción

(pulir la imperfección
en los instantes)

Florezco en tu cuerpo desnudo
donde el azul furtivo
es el canto de las alas
que hiere la dorada piel de los desiertos.



Poema Lluvia De Luz de Raquel Huerta – Nava



El fuego armonioso de los astros
sigue las huellas
palabras del agua desprendida
escritas en el vuelo
custodio de la miel y sus placeres.



Poema Lembranza de Raquel Huerta – Nava



Hoy he visto pasar a una mujer
con su carga de siglos en la frente
y la niebla del olvido en la mirada.

Un atril de inconclusas partituras
guarda voces de ciudades invisibles
en mis labios se teje interminable
un rosario de preguntas.

(vuelos de luz
bosquejos de la sangre)

Esa mujer está hecha de la materia de los sueños
con que se crean los territorios de la vida.

(¡piedad para la sombra
que perdió el sendero de la luz!)



Página siguiente »