poemas vida obra nora mendez




Poema Poema Muro de Nora Méndez



Te coloco humano
Ante mi amor
Y te concedo un último deseo

Caracoles transitando
En imprudentes caravanas
Una pose de amor
No inventariada

Pero insisto en repasar
Tus corbatas
Ese miedo estrafalario

Y como por descuido
Dejo caer junto al látex
La más hermosa de mis críticas

Lo sé,
Hay una desviación en este poema
MUJERES TRABAJANDO
Dice el rótulo

La obrera naranja
Escarba de esta historia
La ternura
Se construye una hamaca
De recuerdos
Para mientras te pasa
Te olvida
Y te sepulta…



Poema Parafraseando A Sabines de Nora Méndez



Dicen que Nora Méndez
Es una buena poeta,
Vaya original,
Casi refrescante
Como una bebida de soda

Nora se da cuenta y sonríe
Su rutina tiene alas de repente
Entonces llega a su oficina
Y nada
Y pasa por el supermercado
Y tampoco
Y lee el Tresmil
Y mucho menos

Entonces
Abre los sobres de las cuentas
Los archivos del trabajo
Y se da cuenta que es sólo una ciudadana
Endeudada y con hartas tareas
Y dice
Eso es lo que soy
Una ciudadana

Resignada
se corta minuciosamente las alas
Y llorando hace colas
En los bancos
Y asiste a reuniones
En donde se le exige
Que el margen de contribución
De su departamento
Se incremente en un 17%
Mientras se muerde las uñas
Las mangas
El corazón
Y las palabras



Poema Para Amar de Nora Méndez



Sube al atlas del reloj
Y date cuenta de su paso
Mira bien las apariencias
Son los miedos exaltados
Te tocará convivir con ellos
Todo lo que dure el viaje

Extiende rotundos los brazos
Recibe una a una las direcciones del dolor
Únete a la tormenta,
Inequívocos en ti
Van los rumbos de los peces
Y el aleteo de la red

Coloca espejos en tus hombros
Así sabrás de tus rivales
Recuéstate en la hierba
Y escucha el leve paso de los suspiros
Como en la guerra
Los detalles te mantendrán vivo

Siéntete pequeño
Muy pequeño
Solo así sabrás
La dimensión exacta
En la que el amor
Te ha colocado



Poema Paisaje De Domingo de Nora Méndez



A mis dos hijos

El pez terrícola
Traza el rumbo con su cola de risas
Y es la espuma su tren de fiesta
En la marea de castillos y murallas
Conque insemina las pupilas del mundo

El Quijote de mar
Enciende plétoras olas
Y son los remolinos de su angustia
La batalla salada que tensa contra Neptuno
Quien pensativo se marcha

Sentada en la arena
La Mona Lisa los observa
Mientras el viento suelta almohadas
En donde descansan los sueños rotos
De estos tres argonautas



Poema Nacimientos de Nora Méndez



Estoy desenterrando
El hueso de mis emociones,
Se me están cayendo
Los versos de leche
Y mi poema anda descalzo
Untándose de verde.

Tengo las raíces
A flor de piel,
Porque es tiempo de palabras
Gracias al buen invierno.

Y voy a hacer con ellas
Una canastada de dulces
De mis sentimientos.

Es que se me anda apiando
La dulzura,
Y mi canto sale por donde puede
Como fustán buscando novio.

Los días juegan arranca cebolla
Unos con otros,
Y yo me subo a la rueda de caballitos
De tus besos.

Las palabras se me humedecen
Desde el fondo de la vida

Quizás porque El Salvador
Es un Zanate pasándose la calle
O porque las aves amanecen
Recitando entre las yemas de los árboles.

Y que importa si sólo soy
Una niña,
Con un libro de trigonometría entre las piernas.



Poema Nace De Una Pared de Nora Méndez



Creímos,
Antes de ser torturadas
Que toda
La sensibilidad del mundo
La cargábamos
En la llanura adulta
De nuestra piel.

Y ahora
Comprendemos
Compañeros,
Que las convicciones y la fe
No pueden llevarse en la piel,
Pues sino,
Hace mucho tiempo
Se nos hubieran muerto.

Cárcel de mujeres, febrero 1989.



Poema Mi Casa de Nora Méndez



La inauguro a diario
Bajo la cascada y el gallo
Cambiantes los vecinos
Alguna vez fueron buenos

Sin cajita para el gato
Excéntrico pasea suelto
Con las aspas del ventilador
Y las colas de ardillas verdes

Paredes modelando en blanco hueso
Platicando con olores en las distintas posturas del día
Abren y cierran ventanas cristalinas
Por donde pasan largas colas en triciclos descalzos
y las iguanas cholcas que de carcañales saben

La cama barre
La cocina duerme
El timbre huye tras las calcomanías
De un taxi…

El jardín aún no ha sido inaugurado
Las flores han llegado
Arrastradas por el aire

Mi casa es sencilla
Como sonrisa del algodón
Que al mojarla se deshace

Mi casa es mi cuerpo
Totopostes híbridos
Puentes movedizos
Donde sola me duermo
Y día a día resucito.



Poema Los Patriarcas de Nora Méndez



A Roberto Cea y compañía.

De nuevo vienen los patriarcas
Con sus pantuflas de polvo
Y su diarrea falaz
Vienen temerosos
Su aldea es asaltada por mujeres

Vienen sorprendidos
Rabiosos Temblando
Vienen a sellarme con su desprecio
A convidarme la hostia de su mordaza
Me colocan por frente
Estúpidas preseas
De contiendas mediocres
En el charco nacional
De la polifacética Ars Poética

Los observo correr
Con su sinrazón obesa
De elefantes
Maldiciendo mi canto
Porque son aves
Pero rapaces

Vienen a pedirme
Que me vuelva
Que figure en las antiguas poses
Que luzco mejor en la sombra
Que de rodillas
Que tan callada

Yo río
Y para su desgracia
Mi risa es más fotogénica
Que sus llantos
Yo armo en silencio un discurso
Clavo su ignorancia
En la arena de mis versos
Salgo del túnel de su espejo
Pero no entienden mi belleza

Entonces inclemente
Lluevo sobre sus hojas
Cada vez más muertas
Grito y taconeo
Abro los ojos y los asusto
Los ignoro pasándome la calle
Rauda en sus complejos

Exploro un poema febril
Para su angustia
Y Eréndida huyo en mis metáforas
Inalcanzables para la estatura de sus ojos

Pobrecitos los ?patriarcas?
Se les olvida
No entienden
Que mi poema jamás
Andará por la acera
de sus exactos…



Poema Locura de Nora Méndez



Cariñosa me sonríe
desde lejos
Mientras la tristeza incandescente
Advierte
Push the door
Only emergency

En las calles lloriquean parabrisas
La ajada mugre de los años
Ha desatado rieles en la intempestiva holgura

Miro en el presagio de la luz entumecida
Las caries insensatas del orgullo
Mientras mis hermanos
Pulen la loza de gusanos divisores
La colección de arañas del potrero
Y tus manos acomodan
El desorden de la nada

Ciega he cruzado mis ojos
Y mansa fluyo en húmedo paso de caracol
Oigo el ruido de los pozos
Siempre supe que el agua
Mordería el pan



Poema La Hora Del Amor de Nora Méndez



Las mujeres
temerosas del silencio
a la hora del amor
inventan pequeñas frases
diminutas historias

Los hombres en cambio
callan
de su boca imprudente
puede emerger seguro el miedo
y confesar su angustia en esas horas
tan exigentes…

Ambos tiemblan
se ocultan
hombres y mujeres necios
no saben reconocerse

Mudos encuentran su camino
mudos a veces
también lo equivocan

Y sin desnudarse
se desnudan



« Página anterior | Página siguiente »


Políticas de Privacidad