poemas vida obra marita troiano




Poema Sólo Un Beso de Marita Troiano



Cualquier cosa por un beso de tu boca
De esa tu boca que invento siendo mia
Con un beso húmedo
Entibiado
Un beso hirviendo
Un beso lento
Insomne
Apresurado
Irreverente
Sendas de perlas
llamando a viva voz la sangre con los labios
Un tormento de glándulas por excesiva adrenalina
Cualquier cosa por un beso de tu boca
Con colores del geranio
Tenidos de ternura
Con aromas de sándalo
Textura de piel de los duraznos
Un himno indostánico sin fatigas
Un beso simple
Complicado
Largo
Entrecortado
Un beso halcón beso paloma
Entrelazados los alientos
perdida en el vacío la cordura
Cualquier cosa por un beso de tu boca
Un beso que hable lenguas vivas lenguas muertas
Sumidas en un ritmo inverosímil
Un beso pronto
Antes de la censura de los jueces
Antes de que me borres de tu vida.



Poema Mi Padre Ajeno de Marita Troiano



Nunca fui a visitar la tumba de mi padre.
No le llevé jamás un ramo de flores amarillas
El, era mi padre y no.
Y yo su hija de mentira.

Puedo ver su imagen quieta, suspendida
sentado allí,
apuesto y extranjero
conmigo en su regazo, comiendo de su mano un pescado sin espinas
frecuentando un pueblo al sur
en un laberinto inquieto
con un mar triste
que baña un muelle viejo.
Sintiendo nada entre sus brazos
culpables falsos
con aromas a sal, con amores de espuma
con un rumor de ensueños empozados
castigando la inocencia de creer
Juntos y alejados, bajos un cielo
vencido por las horas.

El era
Una vi-si-ta para su hija de mentira
Toda cubierta de escarcha
toda bañada en arena
Bajo los pies, la tierra inerte
cortado el hilo de una ternura nueva.

Cansada su elocuencia
rodando transversal por nuestra historia
Más allá del océano
rescatando de la bruma
sus ojos color cielo,
la miel clara de su pelo
el olor a tabaco repetido en
la retama de sus dedos
que delatan mudos
sus insomnios y sus fríos.

Era y no mi padre
sus arados hicieron nada entre mis campos
no fecundaron nexos sus semillas
Jamás recogería frutos.

Dónde estaba sino cuando llegó el llanto?
dónde en el adios a mis sueños?
dónde por Dios cuando mi madre muerta?

Se perdió
solidario con las aguas
amigo de corrientes que devoran las redes
de pescadores de otras costas
y dejó atrás a mi edad,
mi rostro oval y sorprendido.

Me hablaron de él por muchos años
apenas un album amarillo con tres fotografías
y un viejo árbol de duraznos.

Ya he cruzado sobre lanzas mi caballo
anduve cerca a los volcanes más temidos
ya traigo anestesiadas mis esquinas
ya no le temo al llanto
Hoy, me brota un perdón benevolente
algo tardío
un estrechar de manos
un beso en la mejilla distraído.
Y en la tumba, no hay flores amarillas
todavía.



Poema Sin Ti de Marita Troiano



Cuando me quede sin ti
no me crecerán más las uñas
ni el cabello

Sin ti,
congelaré para siempre el firmamento
en un eterno gris
/colores de lamento/
Sin estrellas
Sin luna
Sin un sol
Olvidaré masticar
y decir buenos días
a la gente que más quiero.

Cuando no estés conmigo
ni a mi lado
incendiaré mi balsa,
se secarán mis rios
Se morirá mi verde
Todo me será ajeno
Vulgar,
solo e inútil

Sin ti
no tendré más destino
y perderé mi nombre
y creo que en cuclillas
me quedaré flotando para siempre
en un limbo frío
Sacudida, sin habla
espectando mi enloquecido drama.

Cuando no estés más a mi lado
seré una solitaria sola
y alguien caritativo
me inventará una vida
Pero tendrá que hacérmela creer cada mañana.



Poema Algunas Sugerencias Con Qué Escribir Poesía de Marita Troiano



Si no existiera el papel
ni los papiros de ayer, los pergaminos o las piedras
ni las tintas
De qué forma escribiría poesía?
Tal vez,
sobre una espalda tibia con mi lengua humedecida por tus besos
Contra una pared blanca con los bordes ondulantes de tu sombra
En la piel violenta de tus muslos con una aguja imantada
En las lisas piedras del jardín con mi sudor, con mis lágrimas
En la curvada cascara de un huevo con trozos de carbón
Sobre la arena clara con el temblor de mis dedos cuando miras
En la palma indescifrable de mi mano izquierda moviéndose sus líneas
hacia tu destino
En tus nalgas con mis uñas largas
Sobre la corteza de los árboles con el viento de mayo y un
cuchillo
En aguas cristalinas jugando con tu reflejo
En tu boca con la mía
En tu nuca con mi aliento
En el aire con mis alas
En mi barriga blanca con tus sueños.



Poema Ven A Mí de Marita Troiano



Ven a mí.
Desátame las manos.
/que llevo atadas
con unas cuerdas
de nudos minuciosos/
Seré para ti,
lo que nadie
Corazón y latido
Anzuelo y pez
Reflejo y espejo
Desierto y mar
Seré más
Te lo prometo
Seré todas las cosas que
tú quieras
El sol y la luna
Las duras piedras
Tal vez una laguna
Seré rayo
Seré centella
El perdón de los pecados
La resurrección de los muertos
/por amor/
por culpa de la blandura de espíritu
y la gloria en una vida perdurable en tu recuerdo
Amén.



Poema Temblor De Fábula de Marita Troiano



para tu acoso dulcísimo de mar
guardé mi entraña
para tu vientre indócil
para tus manos sabias
para tu boca amarga

sin querer traigo un olor a triste
aromas de inmensidad por explorar
sin querer eres desierto de incalculables áreas
huérfano de horizontes ajeno a los oasis
un entrevero de horas largas
un teorema insoluble de fósiles grabados
en tu divina espalda

y sin querer
cuando no estás conmigo
ruego que me sepulte el agua
que se pierda el lenguaje
someterme al castigo del Aerópago
morir en estado de fuego perpetuada
trémula columnata
triturada
ahorcada
feroz panuelo rojo
nudo fatal de diez pulgadas
marinera cuerda en mi cuello
saber signos de hielo aqui en mi pecho
Diademas de dolor
triunfantes crótalos en mi devoto pubis
palidez y mal aguero

Tu sabes como es…
cuando no estás conmigo
Vivo un temblor de fábula

me guardo entonces
completamente
Me guardo toda con sigilo
hasta mañana
Para sentir de nuevo
en mis entrañas
tu acoso
tu acoso dulcísimo de mar.



Poema Soy Un Caballo de Marita Troiano



Soy un caballo
Indómito impenitente
Un caballo cierto inverosímil
Haciendo mía una carrera delirante
Insolentando cábalas
Estrechando mis crines con tormentas
Rompiéndome los cascos entre piedras
Perdido el norte
Por una memoria roja y asombrada
Surcando praderas con huellas de patas empolvadas
y mi estiércol
signado por la hierba
con ríos de sudor sin cauces
Regando espigas muertas

Soy un caballo
Con sensación de brasas en el cuerpo
Que degüella al viento con el cuello
Vibrando a cada paso
Con un furor extraño
Con ese olor a lejanías
Con aquel lujo inútil de tener la sangre hirviendo

Y vivo un vértigo perpetuo
Derrocho violentamente adrenalina
Amo el sol
Y soy amante ciego de aguaceros
Del relámpago y la brisa
Me muevo ardiendo bajo este vientre azul
tan cóncavo y perfecto

Soy un caballo
Una rara suerte de huracán cayendo por el suelo
y levántandome
Bordeando abismos
Ventilando ironías
Un caballo que ama con estrépito
Sin adormecer instintos
Un caballo que espera finalmente
Una metamorfosis dura hacia la nada
Y un galope sereno hacia el silencio

Voy hiriendo mis ancas
Sin sangre ni anestesias
Lamiendo mis heridas
Con escrupulosa exactitud
Sufriendo una agonía casi humana
Mientras que en instintivo gesto
Mastico yerbas secas
Mecidas de este a oeste
Y voy errante y voy errando
Altivo en mi locura
Sudando gastándome
Pasando apresurado por orillas siempre eternas
Sumiéndome gigante en el misterio

Sin frenos ni riendas ni destino
Mi andar se torna recio
Las espinas del camino son espuelas
Sin par me vuelvo eléctrico
E indecisas mis orejas no escuchan mas al trueno
mis ojos condolidos agravan su mirada
Sin medir riesgos en los desfiladeros

Y se hace piel el pelo
Cuando comprendo que
Soy apenas un cuadrúpedo en silencio
Alucinando una confusa majestad
de mi sombra sin un reino

Y están presentes
curvadas flautas de bambú
en circulo perfecto

Mi rumbo está perdido
Mi norte yace muerto
Atravieso a ciegas una alfombra trajinada
por los otros Y mis marcas que son nada
se quedan prisioneras de un desierto
Vadeo un río y
Y nada mas parece que yo estuviera huyendo
De mi sombra de mis vicios
Y de pronto un relincho quebrando este silencio
Bajo el manto que hice mío y que me abriga
A mi tan grande tan blanco tan mojado
Y a la mañana no soy mas que evocación de
un frívolo placer
Un zoológico secreto de alquimistas
El sustento de alguna tarde de buitres
con anemia
O el objeto del deseo de potrancas
confundidas en corrales con su celo

Soy un caballo triste
Mezclado con sigilo
con extrañas variedades de huesos
de animales muertos de hace tiempo
Mimetizando un cuerpo largo y tenso
Con infinitas carreteras
con los frutales colores de un semáforo
O con la estúpida altivez de rascacielos

Hay ironía en mi pellejo
Hay dolor en mis temblores
Hay orgullo y junto a mi hay ángeles y espectros

Soy un caballo solo
Tal vez triunfante tal vez vencido
Con los músculos de piedra esqueleto de hierro
y el corazón de carne
Sin un corral
Sin amos
Corriendo desbocado una sorda carrera
Porque una noche hace ya un tiempo
Bebí de un manantial sagrado
Y comprendí que esa carrera loca
Era una forma venerable de morir.



Poema Solicitud Online de Marita Troiano



llora new york por mí como antes hice haciendo mía tu gran herida abierta
llora tonigth por mí que así consuelas
aquella pena azul que me atraviesa
de norte a sur de cara o sello
dolor de rostro vigilante del west al east
pena de indulgencia negada
diezmándome en primicias agrandando la llaga
llora por mí new york ahora que traigo cuencas que se ahogaron
en la lluvia fatal de mi cielo hecho jirones
mira mis pupilas mira mis manos
el desalojo cruel de la ternura
la infamia cometida contra el hueso
el cansancio otoñal de la vejiga
acaso debas ver el infeliz recuerdo de aquel beso
con vocación de error o de maldad

llora pues city llora con ganas
como lo supe hacer por ti en su momento
llora que soy tu amada hija en el exilio
que soy mujer comprometida con tantos compromisos
perdido el rastro de mi nombre ganando sombras en el rostro
buscando en cada paso la presentida soledad
llora new york entre la copa de tus antiguos árboles
humedece la hojas festonadas de tu verano de papel
derrama el necesario llanto ahora
cuando conmuevo esta deshecha piel con la caricia en sueños
cuando refresco esta sedienta boca con una lengua amarga
cuando me pierdo en oscuros rincones de mi maleza grave
que no me dice más quién soy
llora por mi pues ya no tengo lágrimas
y traigo el corazón envuelto en laberintos
llora en un blues quizás
por todo aquello
y por esta inocente desnudez que no me va
…que no me va

nyc/25 agosto/02



Poema Rodeándote/rodeará de Marita Troiano



y aunque ruedes con asiática lujuria
invariablemente fálica
y hagas mayor la tersura del pétalo escondido
más persas las turquesas de mi cuello
y sin humano entender mayor la audacia de tus besos
Soy yo quien te domina
Quien te posee con altivez magnética
Quien te asalta monumento en prado bosque y playa
Y te hace estatua en movimiento
asido a mi matriz contemporánea
aun en la leyenda imaginada
de babilonios ciertos
que vivimos con provechos del neón
el vodka tonic y los martinis secos
de nigromantes y lunas aceradas
de colgantes manzanas del rojo jardín de Semíramis
De ahumadas mariposas aletando transparencias
en terciopelos graves de Marduk en su encumbrada capa
Qué sientes? qué olfateas ávido?
ya vengo casi
cabalgo ya tus llanuras con ardides
soberbio el trote corto el trote
mezclándome habitándote tocando el límite
creando mayores pompas al festín
recreando el tremendo fundamento del deseo
aspirando el relajado aliento de tu boca
/ese válido tunel que no acabo jamás de recorrer/

Enmiendo tácita tesis del psicoanálasis
y textos derivados de una pesada carga intelectual
con el timón hecho astillas
hiriendo lo encefálico
Y rodeándote
rodeara el lento desvenir
la clave repetida el silencio con refugios
en la idílica atención a privadas doctrinas

Y en tu mirada extensa
puedo leer inadvertida que soy yo quien te aprisiona
quien te lanza al mar atado a piedras
quien te aviva placeres con fecundas fantasías
Soy yo quien te domina
La del eco duradero al ventilar gemidos
La del júbilo en el llanto
La de sombra diversa en el sentido lecho
Mujer tuya y no tuya al mismo tiempo
De vientos encontrados
Mujer inicio y fin del universo
Repasando amor por ti En cada vez
Puntual
Abecedaria



Poema Que Nadie Sepa de Marita Troiano



bueno?
que cuando estás conmigo
soy otra
diferente a la que saben
los vecinos mi perro el resto de la gente

que nadie sepa esto
pero debo decirte en monólogo dramático
con sentimiento trágico
sin falsos testimonios
que existe un caos creado en mi saturnidad
ésta de oficios sórdidos y artes melancólicas

que de tan atrevido
mi deseo es siniestro
de alucinante arrojo
de cielo e infierno juntos
de cuadratura al círculo
abiertos mis poros de par en par
correctamente obscenos
para que tú penetres por ellos
caliente y trasnochado
y toda me ilumines tribunal en perjuro
con antorchas y celo
que apóstatas me abrasen

que nadie sepa
pero destilo una embriaguez asiática
un hedonismo elástico
una lubricidad orgiástica
soy cuenco pleno en mieles
epifanía de collares y sortijas
tiznada con sentires de mudanza
toda desabrochada
sin enmiendas
filigrana sin juicio
y a mí misma desafío
y me vence un tropel el desvarío eterno de la alhaja
transida al hipnótico placer
teoría y práctica de estrellas
que de tu ciencia brotan

que quede entre tú y yo
pero me gusta el éter
me tienta el diablo y sus oficios
la cosa así fantástica
el desenfreno el fasto
la idolatría báquica
la extrema fascinación por este amor
un día en fiesta un día en duelo
Y debo decir también
ese secreto anhelo tan cierto
por poseer tu cuerpo cada día /cada día/ cada día
(maldito pleonasmo)
Y que sobre una piedra negra
sobre arenas calizas
en el amanecer
recubras de hulla azul y heliotropos mis heridas

no lo comentes
pero conozco la gloria
cada vez que reinamos juntos en cielos proxenetas
pero? que nadie sepa que nadie se dé cuenta
/Etcétera y etcetera/



Página siguiente »


Políticas de Privacidad