poemas vida obra isolda hurtado




Poema Florece El Naranjo de Isolda Hurtado



Es hora de prolongar el ritmo donde reposa el silencio

crear vértigos

tal vez el horror

afilar la ironía

morirme de risa de mí misma

acariciar los bordes del mutismo a pura palabra.

Al sol oculta su luz cada amanecer

En el tiempo mi espacio se agranda o disminuye

Y mi amor enloquece

Las palmeras se agitan altas tras su fondo verde

las hormigas en fila disponen bajitas

faenas largas en corta vida

mas ni alta ni larga es mi espera.

Al labrar la tierra perfilan un sabor agridulce ciertos frutos.

Sí. Así las horas pálidas de espanto me enterncecen

hasta explayar mis ansias sobre las avenidas

donde posa la tristeza.

Allí todo es mío y nada tengo

florece el naranjo

cuando el polvo barre la tarde.

Agosto 30, 2000

(De Florece el naranjo, CNE, 2002)



Poema Ciega Quedó La Luna de Isolda Hurtado



Llegó la noche de rostros acabados
la flora muerta, la fauna extinta
¡Lecturas erradas desde milenios!?escribía ella
mientras el agua dejaba como grieta seca
el alma.

Algún día regresará
el canto verde
de las cosas ?dijo.





Políticas de Privacidad