mas poemas sueltos




Poema Un Buen Día Escapaste Con Los Mares de Poemas Autores Varios



Tu beso fue espuma de ola
huella en las arenas de mi cuerpo
tu voz como perla
se guardó en la ostra
y ya no quisiste
naufragar en la pupila.

ANA CECILIA BLUM ( Ecuador, 1972 )



Poema Brindis Por Un Instante de Poemas Autores Varios



Voy a bordar de tibias lentejuelas
este instante que es mío,
a tapizar de fresas y esperanzas
su borde inmaculado.

Mientras mañana, o todos los momentos
que velan tras el muro de las horas
permanezcan ocultos,
voy a tomar alegre de la mano
el sol que ya comienza a besar mi butaca,
el vaivén de las hojas
que sobrepasan libres los últimos balcones,
el perro que dormita confiado.
Voy a beber la copa del silencio
que siembra paz y amor en el ambiente
para elevar un brindis de ternura
por el dulce recuerdo
de todos mis amigos.

Ahora, cuando el pájaro del sueño
revolotea lejos de mis cuatro paredes,
voy a gustar el vino sorbo a sorbo
de este instante de luz que me acompaña.

TERESA BERENGUER ( España )



Poema Elegía Ii de Poemas Autores Varios



Yo me acostumbro, amor, yo me acostumbro.
Yo me acostumbro a estar sin ti. ¿Lo entiendes?
Quiere decir, amor, que no amanece;
quiere decir que aprendo a abrir los ojos sin tu beso.
quiere decir que olvido, amor, que yo te olvido.

Como un morirse lento, implacable, a pedazos,
yo me acostumbro, amor, yo me acostumbro.
Y acostumbrarse es una cosa oscura,
es una cosa eterna, sin caminos,
como un caer caer en el vacío.

Yo me acostumbro, amor, yo me acostumbro.

Y un día y otro pasan.
Y un día triste no es día sino un cortejo inmenso.
Y dos días de tristeza ya no pueden decirse.
Y acostumbrarse es una palabra irremediable
que ojalá nunca sepas.

Una criatura tiene su tamaño,
tiene su borde estrecho, su medida.
Y ha de haber para todos la pequeña alegría,
esa mínima dicha que es un derecho humano.
ser feliz, amor mío, es como el aire, el agua,
algo para la vida.

Yo me acostumbro, amor, yo me acostumbro.

Lejos, tu mano corta el pan para otra boca.
Lejos, suenan tus pasos y como yo sé que suenan.
Lejos, amor, muy lejos.
Y allí, donde mi angustia está sin ecos,
tú sonríes, tú eres,
y no sabes, amor, con cuánta sangre,
con qué amarga paciencia,
con cuánta fuerza para ahogar, yo olvido,
yo deshago mi sueño
y me acostumbro, amor, y me acostumbro.

MIRTA AGUIRRE ( Cuba, 1912 – 1980 )



Poema Astro Muerto de Poemas Autores Varios



la luna, anoche, como en otro tiempo,
como una nueva amada me encontró;
también anoche, como en otro tiempo,
cantaba el ruiseñor.
Si como en otro tiempo, hasta la luna
hablábame de amor,
¿por qué la luna, anoche, no alumbraba
dentro de mi corazón?

Fabio Fiallo ( República Dominicana, 1866 – 1942 )



Poema Ya Después de Poemas Autores Varios



¿Por qué lloramos dos veces
por dolor, rocío y agua?
¡Agua y rocío de auroras
que nunca se terminaban!
Las nubes son de la virgen
y de las frescas mañanas,
como el halcón de tus besos
es de la noche callada.

Se ahoga mi voz de nardo
entre lagos de palabras,
mientras la tuya, en la cera
de blancos cirios resbala.
En el pastizal hoy duermen
ángeles de blancas alas,
el tiempo sueña que nace
borracho de amor y canta.

Estoy cansado, ¡lo sabes!
no eres la fresca mañana
que despuntó en el ayer
sobre mis ratos de calma.
Eres fruta malherida
por los aires en borrasca,
y por fantasmas y luces
que tiemblan de amor y pasan.

El ave con sencillez
bate sus frágiles alas
y se remonta a los cielos
donde libremente vaga.
Mi corazón, en la bruma
que brota de tus palabras,
se queda inmovilizado
temblando de amor, y calla.

Como niño pordiosero
tiritando en la mañana,
busco tu cálido abrigo
y aquella paz que me dabas.
Tendida sobre la arena
miro tu imagen de plata,
y al percibirte distante
mi voz en dolor se inflama.

No me busques esta noche,
porque tú, estás emplazada,
los faunos de caras tristes
tienen contratada tu alma.
Ellos no quieren que vengas
a ver mi noche estrellada,
y tú no quieres venir
a mis mares de palabras.

Volverás fortuitamente
como vuelve en la baraja;
ansiada reina de sotas
cuando ya no da ventaja.
Y te diré que no pases,
pero al cerrar la ventana,
tu cara muerta de frío
temblará dentro de mi alma.

¡Te perdonaré de nuevo
como antes te perdonaba!
porque amo tu voz tranquila
de inocencias y de dramas.
Porque tú y yo somos notas
en escalas separadas
ya que tu vida comienza
donde la mía se apaga.

Cuando esté por fin tranquilo
en la calidez más santa,
en la calidez que sólo
el sepulcro nos depara.
En mi rima transparente
el embrujo de tu magia
como un barco de papel
flotará con risa amarga.

Humberto Garza (México)



Poema Muchas Veces También de Poemas Autores Varios



Muchas veces también,
por no decir que casi todas,
el amor se halla en las cosas más simples,

un botón desabrochado,un pañuelo
con indicios de alguien,la adivinanza
de una frase incompleta,o decir dos lo mismo
cuando no sabíamos qué decir,o un punto de sal
en la piel,o una raya
de plomo en una pierna.Todo aquello
que no esperábamos del amor,y que viene de él.

Entonces,
alargamos las manos,palpamos el objeto
deseado,nos lo quedamos,y no queremos
otro reino.

MÁRIUS SAMPERE ( España )



Poema Me Da Miedo Quererte de Poemas Autores Varios



Me da miedo quererte. Es mi amor tan violento
que yo mismo me asusto de mi modo de amar;
de tal forma me espanto mi propio pensamiento
que hay noches que no quiero dormir por soñar.

No sé lo que me pasa. Pero hay veces que siento
unos irresistibles deseos de matar:
respiro olor a sangre y luego me arrepiento
y me entran unas ganas muy grandes de llorar.

¡Oh, si en estos momentos pudiera contemplarte
dormida entre mis brazos!…, si pudiera besarte
como nunca hombre alguno a una mujer besó…

después rodear tu cuello con un cordón de seda
y apretar bien el nudo, ¡para que nadie pueda
poner los labios donde feliz los puse yo!

PEDRO MATTA ( España, 1875 – 1946 )



Poema Elegía de Poemas Autores Varios



Cuando dos que se han amado se separan
-para siempre-
algo se quiebra en el orden interno
de la noche.
Una mano llama al guante ya perdido
y un hálito
se posa tibiamente en la heredad
del árbol.
Cuando dos se dicen adiós ante el espejo
-sin tocarse-
apoyando los dedos en las sombras
la forma detiene el tiempo,
y en el agua
la luz adquiere imagen de ventana.
Puede ser que esa luz
en forma deslumbrante se haga ancha
como el mundo
y un pájaro multicolor caiga desplomado,
herido por la sed
que media en el instante
de esos dos que alguna vez se amaron para siempre.
Cuando dos que se aman todavía
-se separan-
algo los cubre suavemente
y un lenguaje tácito se nace
en el sitio en que esos dos dejaron
la recíproca tortura de olvidarse.
Algo envejece para siempre sobre el aire.
Posiblemente se suicide un ángel de tristeza
al mirar cuando esos dos desaparecen
-separados por pasos y por besos-
inventando historias y cantando,
mojados y oscuros de una lluvia
que refleja el rumor de sus palabras.
Cuando dos que se amaron se separan,
el verano sube sobre las alas de la noche
y una hoja, sobre el azul del cielo,
abre los ojos y oculta su estupor
con un conjuro.
Cuando dos que se aman se separan
-sin rencores o espadas-
un fantasma encantado cobra vida
y se inclina a recoger
a esos dos labios,
desnudos para siempre de lenguajes.

ALFONSO CHASE ( Costa Rica, 1944 )



Poema Abandonada A Su Dolor de Poemas Autores Varios



Abandonada a su dolor, un día
en que la sombra la envolvió en su velo,
me dijo el corazón que ella vendría
en el milagro espiritual de un vuelo.

Abrí los pabellones solitarios;
iluminé los vastos corredores;
quemé la mirra de los incensarios,
y el frío mármol alfombré de flores…

Llegó, cansada de volar… Yo dije:
Alma, mujer inspiradora, rige
mi vida entera para siempre. Arde

como la mirra el corazón que inmolo…
¡Amor no llega demasiado tarde
a quien se siente demasiado solo…!

AGUSTÍN ACOSTA ( Cuba, 1887 – 19?? )



Poema Víspera De Quedarse de Poemas Autores Varios



Todo está preparado: la maleta,
las camisas, los mapas, la inútil esperanza.

Me estoy quitando el polvo de los párpados.
Me he puesto en la solapa
la rosa de los vientos.

Todo está a punto: el mar, el aire, el atlas.

Sólo me falta el cuándo,
el adónde, un cuaderno de bitácora,
cartas de marear, coraje, brújula
y alguien que ponga en mí la confianza
que yo he perdido. Todo está dispuesto.
(que yo he dispuesto. Todo está perdido.)

El barco que no existe, la mirada,
los peligros, las manos del asombro,
el hilo umbilical del horizonte
que subraya estos versos suspensivos…

Todo está preparado: en serio, en vano.

JUAN VICENTE PIQUERAS ( España, 1960 )



Página siguiente »


Políticas de Privacidad