poemas vida obra rosa lentini




Poema Tsunami (ii) de Rosa Lentini



El tsunami, despliegue de dudas,
las casas, las personas,
los animales y las aceras,
vacío en el rastro
de la doble ola en las arenas,
leías.

Lugar, suspiro del agua,
de urgencia y desolación
el primer sueño antes del desorden,
viaje alterado.

En fila india para morir.



Poema Tsunami (i) de Rosa Lentini



Espera, espacio al que nacemos,
codicia de las aguas previniéndonos,
obligados a imitar las ciudades
que erigen muros de contención
y puentes cruzando esos muros
aún después de largos años de calma.

El cálido sur hacia mí
impone esa barrera
y el sur-a-mi o la devastación
que arrastra la quietud.

Diez metros de piedras levantadas
no nos protegerán.



Poema La Parte Teórica de Rosa Lentini



Luego llegaron los carros
de otros desheredados
que se dirigían a nosotros
como si tuvieran la única respuesta,
como si fuera suya la última pregunta:

«¿Es ésta la frontera?»

y yo les contesté

«¿Es vuestra la frontera?»

Ningún mapa celeste cuando se ha alzado
un muro tan alto como la amenaza.,
y aún, excavando despacio,
hay voces en las corrientes marinas que se olvidan
o me traen una muerte pequeña,
redonda, como el óvalo de la miniatura
que cuelga silenciosa,
a la entrada de la casa,
con mi voz absorbida
por las esponjas en sus manos:

«¿Qué veis en mi voz?» pregunté,
la O y la Z parecieron bambolearse
ligeramente y rebotar en la pared de enfrente.
Ahora mi cuerpo cuelga de alambres
secándose al sol,
despejando de las palabras
un olor a humedad,
y la familia, más real, más cálida bajo la linterna,
ya sus cabellos blancos en el bosque
lejos de los bloques de hormigón,
cabellos blancos de la mujer que mira
y desde el otro lado de la calle nos sonríe,
la calle que conduce hacia otra necesidad,
como el curso de un río que nos avisa:
«Esta es tu obra,
estas palabras miden tu voz,
y este lugar vacío tu sueño.»



Poema El Camino A Casa de Rosa Lentini



«Dentro no hay distancia ?dice una voz?,
aquí abajo, pulso a pulso,
se sucede el bombeo del alimento.
Ese instante antes del comienzo
en el que aún todo es posible.
El caos tranquilo y uno,
cabeza, tronco y extremidades en formación,
luego el cuerpo que se desmiembra en el viaje
y vuelve, pero cambiado.»
Todo en ese movimiento ante-primero: dedos,
aletas ocultándose en viejas oquedades,
algas adhiriéndose a los cabellos,
la sordera bajo la arena,
este abrazo del mar más profundo.





Políticas de Privacidad