poemas vida obra claudia casal toledo




Poema Vientos Y Voces de Claudia Casal Toledo



Siete vientos me hablaron de las noches
…No escuché lo que decían.
Estaba sorda de pies y manos,
muda de voces,
escurriéndome entre sábanas usadas.
No escuché… o no quería.
Bien recuerdo que esos vientos
susurraban imposibles,
historias de los astros destruidos,
explosiones mudas,
rupturas del alma…
Y que sé yo cuantas más cosas,
no escuché ni una palabra
(Y no quiero que me tilden de inconsciente)
Ninguna de las voces
habló de grandes luchas,
de vencedores e invencibles.
Ninguna dijo que muriera por ver vivir a un Angel,
que batiera mis alas impulsando mis virtudes,
que hasta en un basurero se ve reír a un gato.
Cómo puedo hacerles caso,
si tanto que dicen saber
y ni una de ellas… ni una sola voz
dijo tu nombre.
Cómo podría yo escuchar entonces.



Poema Puedes Pensar De Mí Lo Que Te Venga En Ganas… de Claudia Casal Toledo



Puedes pensar de mí lo que te venga en ganas.
Que estoy podrida de cuerpos y de antojos,
que me estaciono a la fuerza en tus designios.
Puedes decir
que soy como un fantasma,
hablar sobre mis cuentos,
someterlos,
reír de mis pasajes más sedientos,
cautivar mis dominios de la carne.
Puedes pensar incluso
que muero en mis adentros,
que ahogo mi furia en soledades,
ausencias de ti,
pensar que las distancias nos masacran.
Solo hay algo que no permito,
no permito que condenes al destino,
que te vuelvas Dios para frenar las primaveras,
que cambies el amor por las razones,
transformarte en inmortal por no errar.
No permito más aun,
que me destierres sin botas,
que mandes al carajo el sentimiento
para verme morir
(Soy muy joven para morir ahora)
Así que ya sabes,
solo basta que me digas
si te entregas al mandato de pensar
lo que yo quiera.



Poema No Hay Finales de Claudia Casal Toledo



No fue la lluvia de un día no previsto
ni tu sonrisa en el cuento de un hada?
Este día fue algo más noble que mil cuentos.
Tú caminabas por los pasos de mis horas,
te construiste de un suspiro?
y miraste con sorpresas tus designios.
No invoque al ave de paso,
ni me hiciste recordar esos inviernos,
crueles?
sedientos?
sin remedio muertos.
Por eso no habían colores en las calles,
pues estaban todos en mi alma?
Y tú?tan culpable?
solo reías,
sin que nada ahogara tus virtudes.
?Y los dioses se intoxicaban de envidia
y las musas maldijeron tu belleza…
ahora? narran la historia de aquel día,
solo les faltó el final,
nadie lo cuenta,
no hay finales para el paso de un poeta.



Poema Ni Letras, Ni Poeta de Claudia Casal Toledo



Ya no soy poeta
ni esto es una poesía,
es mas bien un manifiesto,
la retirada sin banderas blancas,
cuatro letras tiradas a su mala suerte,
pobres y agónicas,
confundidas,
mal interpretadas,
resignadas a su mal vivir,
preguntándose una y otra vez
por qué diablos cayeron en mis manos.
¡Pobres letras!
Escuálidas
en el esqueleto,
sin más posesión que sus propios huesos,
sin otra sonoridad que sus lamentos.
¡Pobres letras!
No saben lo que es caer en manos de una
que ya no es poeta.



Poema Nada de Claudia Casal Toledo



No sé de cumbres ni de rosas,
todo lo que pienso es ya olvidado.
No tengo soberbia en mis adentros,
ni siquiera temores.
Nada enreda los abismos.
Tiño la vida de colores muertos,
de cenizas rojas.
Estoy sola ¡Sí! Estoy sola…
y no espero nada,
ni tu espejo, ni las sombras.
Soy un Aquiles que dejó talones,
que murió sin una causa,
sin estar presente en todas las batallas.
Traigo el mundo cubierto en una bolsa de tierra.
Soy una explosión de alcoholes fragmentados,
materia que se hundió en el lodo,
espectro de pisadas secas,
ni siquiera letras, versos o poema.
Soy nada sin causas,
espectáculo sin cruces,
materias desplomadas.
Nada sin ti,
más que nada.
¡Nada!



Poema Claudia Casal Toledo 1 de Claudia Casal Toledo



Los pasos del profeta

Anda el profeta de paso por la luna,
hace suyo el silencio y pierde la nostalgia.
No ha descubierto el afán de conseguir su premio
¡Calla!
Sumerge su vida y vierte el perdón de la palabra,
sus ojos se ahuecan,
su espíritu sigue los caminos de aquellos que se fueron.
Dejo a Desdémona en los brazos de aquel moro… y siguió…
Consumido por la piel de sus ausencias besaron sus labios púdicos,
su frente no sintió jamás aquello besos,
nunca poseyó la piel desnuda de una virgen,
no hizo suyo el atardecer de un ciervo herido
y se desplomó con cuatro piernas y un costado.
Solo años después descubrió que andaba por el mundo
con dos únicos zapatos,
que su piel no era la misma,
caminaba en círculos errantes de su propia vida,
no logró cumplir su fiel mandato.
Al pobre profeta
le faltó siempre la cruz para clavarse.



Poema La Estampa De Los Olvidados de Claudia Casal Toledo



En la cruz murió el hombre un día,
Pero se ha de aprender a morir
en la cruz todos los días?

José Martí (El presidio político en Cuba)

Fui a la muerte sin zapatos ni virtudes,
lejos de sombras y huesos,
cáscara de lamentos.
Envejecí en tres días y dos noches
secundando los pasos de las calles ausentes.
No me vi titubear cuando la rosa me pidió un deseo.
Ayer fui un árbol lamiendo sus raíces,
caudal de libros estacionando pájaros,
desventuras de una enciclopedia.
Ayer fui un eclipse de gaviota
lanzando a sus adentros
cuatro vientos de marea.
Hoy
soy solo una estampa
en la vida de los olvidados.



Poema Irreverente Dios de Claudia Casal Toledo



Hoy soñé los lamentos de mi suerte,
un color de sombra en la llovizna.
Dios, nunca pensó en crueles realidades,
se inventó su mundo a mis espaldas.
No me permitió soñar las primaveras
y me encontré a las cinco de la tarde
soñando un puño de palabras.
Ahora van errantes los caminos
pensando soñar que están llenos de pisadas,
sin lombrices muertas,
torturas de otros tiempos.
¡No Dios!
No me diste un sueño bien pensado,
malgastaste tus horas comunes
pues al final del viaje
siempre hay quien sueña
con palomas blancas.



Poema Fuerzas De Saberte de Claudia Casal Toledo



Hoy podría sacar las sombras de mis noches,
levantar a los piratas comulgados por la historia,
hacer un monumento en nombre de tu cuerpo.
Podría causarle glorias a la muerte,
descifrar enigmas que a nadie responden,
invocar indefinidas causas perdidas por el tiempo.
Hoy
mis fuerzas están en pleno golpe,
desatando tus suburbios,
mirándote reír de cualquier cosa,
abstracta de otras vidas.
Me desnudas hoy
como un adolescente que buscara aquel misterio,
como cuando te sobran las ganas de mirarme
y dejo que tu vientre me domine,
que me saque de las sombras y las dudas
por noventa días concebido,
de besarlo… por noventa días…
Yo que nunca amé más de la cuenta,
siento que hoy te amo como solo Claudia sabe
y nunca supo,
como cuando se redimen las distancias
y se altera el pensamiento de los actos
y se siente el pecho lleno
y se acude al grito,
al espasmo,
a la violencia del amor
inhóspito antes en mi cuerpo.
Hoy sé que tengo fuerzas… y nadie me lo ha dicho,
hoy puedo desarmar cualquier leyenda… que nadie ha contado,
hoy sé más que Dios,
más que cualquier grande señor de las historias.
Hoy
no necesito más sabiduría
que haberte aprendido de memoria.



Poema Después De Todo, Ni Palabra de Claudia Casal Toledo



?Y si después de tantas palabras
no sobrevive la palabra?.

Cesar Vallejo

Hoy no tengo nada que decir.
Soy un cuerpo y una boca que comulga,
un ente que ha hundido su nombre en el barro.
Hoy he paseado por los signos de la historia.
Me veo y no soy piel,
soy un espectro en las miradas,
antípoda y susurro de un estruendo,
soy un dúo, un trío, un Full de Ases,
escalera sin peldaños ni pisadas,
el cántaro roto de una fuente octogenaria.
Ya sé,
ya sé que aun no he dicho nada,
mas no importa,
no será la vez primera
que un poeta
se quede sin palabras.



Página siguiente »


Políticas de Privacidad