poemas vida obra clara janes




Poema Quietud de Clara Janés



El ojo de la noche

descubre el pálido abandono

y absorbe hasta el negro su blancura.

He aquí un espejo vacío

que alcanza

la otra cara del vacío.

He aquí una apertura sin fin

y sin confín.

¡Mira como el amante huido

se borra para sí

y es una gota de dolor

que el veneno

alimenta de vana blandura!

La quietud sin horizonte

abre las venas del aire

y el aire arranca al desierto de mi boca.

Y vuelve mi caballo

a Pasargadas

arrastrando el espectro

del deseo

mientras esbozan sus cascos

vanos indicios de movimiento en la arena,

borrados de inmediato

por el viento.



Poema Paralajes de Clara Janés



Vimos el cometa
que pasa cada seis mil años.
Las palabras despertaron.
Los oídos se embriagaron
con su clamor sigiloso.
Los ojos fueron cautivos
de su incesante manar,
que entretegía coronas en el aire
con las hebras del misterio.
Y nos recorrió un jardín
de quietud abarcadora
que em eñ cpmfín del no ser
el puro ser custodiaba.
Vimos el cometa,
lo vimos y lo vemos
porque somos materia
de una estrella muerta
y la luz es su secreto.
¿Oyes esa música
que cruza como la luz la oscuridad
mientras la oscuridad gira
y yo con ella?
¡Con qué fuerza
se abre paso
y llega incluso
a mi lugar más remoto
cercado también de sombras!
Pero el latido
que brota allí
nadie lo oye.
Nadie, como yo, sabe
que existo
y creceré
y amaré
como aman esos brazos
que me sostiene
porque no sé andar aún…
Pero escucha, escucha:
todos los árboles se mecen
en la música.
Y en mi interior
donde un secreto sol
me hace adivinar
el sol secreto
da la oscuridad.



Poema Llegarán Los Almendros… de Clara Janés



Llegarán los almendros en flor a tu ventana
huídos de mi pensamiento,
y el temblor del olivo
que se estremece al paso de la noche.

Pero yo, cada vez más perdida en tus palabras,
no tendré fuerza para llegar hasta tu puerta,
me quedaré vagando por las calles,
desgranando temores por la tierra de Kampa,
dialogando confusa con el aire,
bailando cortesmente con el río la danza de la muerte,
con delicados arabesques
y oscuras reverencias.

No intentaré siquiera hablarte con la lluvia,
ni cabalgar el viento
y escondida en sus crines
devolverte el perfume de las rosas

que tú de un solo gesto, de una vez para siempre,
has desenterrado para mí
con toda la encendida primavera.



Poema Homenaje A García Lorca de Clara Janés



Se arranca el perro asirio de las sombras
y, a su primer aullido,
luna y estrellas hacia el sueño ascienden
mientras el sol,
aún desde su negra efigie,
inicia el gesto.
Tu viaje nocturno es ya metáfora.
Se pone en pie
la salvaje frescura de la aurora.



Poema El Disfraz de Clara Janés



En caballos de noche

la sombra del mar

abandona su lecho.

Va hacia el desierto de sal,

ojos brillantes,

caudal de risa en cascada,

manos llenas de hojas

como árbol de lluvia.

Corre,

se precipita

sobre las formaciones

del cerebro terrestre.

Pero a sus pies

vaga la luna solitaria

por un espacio de nadie

y los ríos blancos

se abren

como negros espejos

donde se lee el más remoto pasado

que muerde el abismo

de un ahora sin contornos.





Políticas de Privacidad